Translate

jueves, 27 de diciembre de 2012

Sobrevivir a la Navidad

He sobrevivido!
He sobrevivido a las predicciones apocalípticas que anunciaban el fin para el 21 de Diciembre, he sobrevivido al cambio que hubiese supuesto, ganar un buen pellizco en la lotería del día 22 (lo que es un milagro, es la resistencia de mis dedos, después de horas de tenerlos cruzados!), he sobrevivido a los primeros días de Navidad!

Día 24 de Diciembre del 2012, hora: 17.00, lugar: minibaño, estado: luchando por hacerme sitio entre secador, planchas, maquillaje, y demás utensilios, que me propongo, sean capaces de hacer el trabajo de un buen cirujano sin anestesia ni bisturí.



Una vez comprobado, que los milagros no existen, o por lo menos no me ayudaran a cambiar lo que el puñetero espejo se empeña en decirme, me encamino a casa de mi hermana, como cada año...
A pesar de llegar horas antes que el resto de invitados, con el firme propósito de que mi colaboración sea finiquitada, antes de que la casa sea tomada por los comensales hambrientos, los 120 canapés no empiezan a ser una realidad hasta que la cocina es invadida por las generosas muestras de ayuda de 8 personas, 16 manos, gritos, risas y mi desesperación! Aghhh!!
La mesa es presidida por los mayores, con sus habituales conversaciones de enfermedades, operaciones, muerte, entierros... y alguna crítica sobre la comida, que convierte a la anfitriona en un inquietante ser, a medio camino entre Gollum y el antológico Satán.
La disc jockey oficial, que no ha sido democráticamente elegida para un cargo de tamaña responsabilidad, nos deleita con una selección de villancicos ochenteros, seguidos por los éxitos de algún verano casi olvidado, y rematado (rematada yo, y mis oidos) por la "musicalidad" del incomprensible exitazo de algún reggaeton.
Yo me dedico a vaciar mi copa, hasta que algún comentario al respecto, me recuerda que tengo a mi hijo sentado a mi lado, y la mamá responsable se levanta en busca de coca cola.



Llega el momento de los postres, y los polvorones de canela me llaman con una vocecilla siniestra que rezuma dulzura... Ay! Mi sexy barriguita me advierte, pero es demasiado tarde... mi fuerza de voluntad no se presenta hasta pasadas ya las 00.00. Mi vestido no se ha convertido en harapos, como el de Cenicienta, pero es innegable, que ya no me sienta tan bien... mi estómago, inexplicablemente, se ha inflado como un globo.
Pero llega Papá Noel! Y a mi peque le crece la sonrisa, y cada desgarro en el papel, suma una alegría más, y su risa lo llena todo, y no queda nadie más en el salón... él es el protagonista absoluto!

Día 25 de Diciembre del 2012, hora: 11.30, lugar: mi cama, estado: abro los ojos y compruebo que mi hijo me está mirando... de repente se abalanza, me rodea con sus brazos y  largas piernas, y declara:
 -Mamá!! Te quiero!!! Y yo... qué decir? Yo soy inmensamente FELIZ!!


jueves, 20 de diciembre de 2012

El fin del mundo

Predicciones, interpretaciones, esoterismo, ciencia, esperanza, incredulidad,...
No voy a ofreceros una compilación de los datos que se han dado, y que confirman o desmienten, el fin del mundo previsto para mañana. A estas alturas, seguro que estáis tan hartos como yo, del dichoso tema.
La versión con la que me quedo, es esa que habla de un cambio de mentalidad.
Mi yo inocente y cándido (rascando un poco, compruebo que aún queda algo...), sueña con una revolución desprovista de armas.
Quizás mañana, el empresario al llegar a la oficina, vea por vez primera, los rostros que acompañan a esos números que producen más números... quizás los terratenientes del billete verde (traducido: poder económico), descubran las múltiples posibilidades, capaces de devolver la paz a millones de insignificantes personitas, que visitan el baño al igual que ellos. Quizás el compañero que ha pegado su trasero con súper glu a la silla, y asiente con risa bobalicona, se sorprenda al ver que su miedo se refleja en otros ojos, sosteniéndose en ellos. Quizás alguien descubra que tiene la fortaleza suficiente, para soportar estoicamente un viaje en clase turista (lo más sería, que le cogiese gustillo!). Quizás una parte de este mundo entienda que es posible derribar los muros de ideologías caducas, para reconstruirlos... que el idioma no nos define, que el fin es el de todos en uno y uno en todos (reposición de los mosqueperros ya!)...
La lista sería demasiado larga...
Hace dos noches, Hugo y yo hablábamos del fin del mundo. Y mi hijo terminó diciendo:
-Mamá, tengo nueve años y he oido por lo menos tres veces, eso de que iba a llegar el fin del mundo... Yo ya no me lo creo! Sólo sé que el día 21 cojo las vacaciones!! BIEEENNN!!!!!!!
Os dejo, voy a prepararme para mañana, he visto un kit de supervivencia en los chinos tirado de precio...
AH! Se me olvidaba! De parte de esta pequeña familia...


martes, 18 de diciembre de 2012

Solidaridad gota a gota.

Un litro de agua alberga 20.000 gotas. Imagináis cuántas pueden haber en un mar?... Y todas cuentan.
En los días precedentes a cada Navidad, es imposible no toparnos con noticias y eventos que animan a ser solidarios. Lo normal es que la ayuda, se traduzca en ingresar la cantidad que quieras o puedas, en una cuenta corriente. Ufff! Este año va a ser difícil!

Hugo y yo tenemos la tradición de donar juguetes cada año. Desde que era prácticamente un bebé, le conté la historia de los reyes magos. Mi particular visión de ellos, incluía el hecho de que sólo visitaban aquellas casas de las que recibían carta. Le expliqué que algunos niños no tenían casa, o dinero, para poder enviar el correo correspondiente, así qué nosotros nos encargábamos de llevar una parte de sus juguetes a esos niños. El valor de ayudar a los demás se ha de sembrar muy pronto, si queremos recoger mañana los frutos de una sociedad capaz de no volver la espalda. 
Paseando por un centro comercial (pasear, porque lo que es comprar... lo justo y necesario), cuando vi el típico anuncio del sorteo de una panera. Y me lancé a un monólogo de los mios. Para qué necesita la gente una panera? Seamos creativos! Ya está bien de engatusar con un pedazo de jamón! Las personas agradecerían un vale para un año de luz, para los próximos libros escolares, unos recibos de la hipoteca, un empleo, aunque sea parcial... y aparecieron unos que sortearon un puesto de trabajo... y se les hechó encima toda la caballería del "saber estar". Ya me gustaría verles gestionar sus vidas con 400 miserables euros.


En la ciudad dónde vivo, un señor ha sido portada de varias publicaciones. El mérito ha consistido en donar su segunda residencia a una familia desahuciada. Una gota, a la que espero, sigan muchas otras...
Para aquellos que deseen ayudar y no dispongan de medios, os ofrezco una historia que llegó a mi a través de un buen amigo. Walk On Project. Tan sólo te piden que cliques en el icono de YouTube. Fácil, verdad?
A través de la música, eventos artísticos y sociales, recaudan fondos para la investigación y sensibilización sobre las denominadas "enfermedades raras". Aquí os dejo el flashmob, que Mikel, músico, autor y padre de un niño afectado de leucodistrofia, creó con la ayuda de muchas gotas...
Porque creemos que en los sueños hay verdad, y que si muchos los soñamos puede que se hagan realidad, nunca dejaremos de soñar.



jueves, 13 de diciembre de 2012

La máquina del tiempo del sr. Wert

Podría ser el título de una película, verdad?
Ya conocéis el dicho: -A veces la realidad, supera a la ficción...
No sé la edad que tiene el señor Wert, pero está claro que añora los años que pasó en el Colegio del Pilar. Colegio marianista, concertado, y que casualmente ha contribuido a la educación de algunos de los grandes de España, Alberto Cortina, Luis María Ansón, Juan Villalonga y el gran José María Aznar.
Me los imagino a todos en el patio de la escuela, con los mocos colgando, rezando en silencio y rogándole a Dios que les otorgue un cum laude.
Ya estaréis al tanto de la majestuosa y aclamada reforma de educación, planificada, estudiada y democráticamente consensuada, con la que el señor Wert pretende que nuestros hijos, aquellos que serán el sustento de mañana, tengan una mayor preparación y mejores oportunidades de las que tuvimos las generaciones precedentes.
He intentado hacerme con la dirección de ese gran visionario, para mostrarle todos mis respetos...
Yo al igual que Wert,  fui a un colegio concertado y católico. Al llegar cada mañana, coreábamos con nuestras voces tempranas (imaginad!), un padrenuestro que se emitía a través de los altavoces, colocados estratégicamente en cada aula y en los pasillos (ni las que llegaban tarde se libraban...).
La clase albergaba a unas cuarenta niñas (habéis leído bien... se convirtió en colegio mixto cuando yo ya cursaba octavo de EGB), con nuestros uniformes almidonados, fríos en invierno y horriblementes calurosos en verano... con un profesorado hecho a la medida ideológica del centro.
Recuerdo el día en que me invitaron a visitar el despacho de la madre directora. Mi pecado? Anunciar a mis trece años, que no bautizaría a mis futuros hijos, que les daría la oportunidad de elegir sus creencias...
La mayoría de mis compañeras, eran hijas de migrantes, personas que, como mis padres, abandonaron su región para establecerse en una Catalunya que les acogió, les dio trabajo y una oportunidad para sus descendientes. Pues bien! Mi formación en catalán era inexistente. Consistía en un par de horas semanales a cargo de doña Tecla, una señora que luchaba contra la jubilación y a la que, ni las gafas de culo de vaso, le permitían ver los libros descaradamente abiertos, mientras nos dedicábamos a copiar en los exámenes.
Consecuencia: Me muero de la vergüenza por no hablar bien uno de mis idiomas, aunque jamás he tenido problemas en comunicarme en un castellano que me hace sentir más segura.
Y ahora os enojaréis los que creéis que el catalán no es un idioma, y sé que también estaré ofendiendo a los que consideran el catalán como el único idioma... Lo siento. Yo creo en la pluralidad...
Mi hijo tiene la gran suerte de estar formándose en un ambiente laico, con la libertad de expresar que él cree en las células y no en Dios, plural en idiomas (incluido inglés desde los tres años), con nombre propio en una clase de veintitrés escolares, niños, niñas, algunos con diferencias culturales que le permite conocer otros mundos sin levantarse del pupitre, evaluado por docentes que conocen sus capacidades, mi hijo tiene la equipación del Barça y del Español, mi hijo se sorprende cuando le explico como era mi escuela...
Ahora cómo le explico, qué el señor Wert se ha metido a diseñador. Un diseñador de los que creen, que en la moda todo vuelve.

NO A LA LEY WERT!!
Sí al Catalán libre, no a la religión impuesta, sí a un profesorado de calidad, no a la ocupación masiva de alumnos, sí a las oportunidades de elección, no a la evaluación privada.
Sí a una reforma, dónde el objetivo sea dar herramientas a los que contribuyen a formar a los niños del mañana.


lunes, 10 de diciembre de 2012

Queridos Reyes Magos...

Queridos Reyes Magos,

Este año, creo haberme portado bien. Si necesitáis referencias, os puedo pasar varios contactos que así lo constatarán. No recuerdo haber cometido ningún crimen, y espero que los varios segundos al día, en los que me gustaría cometerlos no cuenten ( efectos colaterales de echar una ojeada a las noticias del día).
He intentado ser una buena madre, amiga, hija, compañera... la intención es lo que cuenta, no?
La honestidad ha seguido muy presente en mi,... lo sé, lo sé, una moda en desuso, pero ya sabéis que me pirro por todo lo que suene a "vintage". No niego haber mentido alguna vez, pero os pido que os pongáis en mi lugar. No podía fastidiarle las vacaciones a mi hijo explicándole que mamá ya no tenía trabajo...
Esta vez, no voy a pedir lo acostumbrado.
Podéis ahorraros la dura tarea, de intentar hacer coincidir mis números de la primitiva con los premiados. Sé que lo habéis intentado durante años, pero he llegado a la conclusión, de que las mates no son lo vuestro.
Tampoco voy a pedir que intervengáis, para que los vecinos del bajo, aprueben la instalación de un ascensor. En estos momentos sería más un castigo que un regalo. No podría hacer frente a una derrama semejante!
Ni esperéis ver en esta nueva lista, las diez referencias en negrita, que necesita urgentemente mi armario esta temporada. La nueva Nuri ha decidido ser más retro que nunca! (está bien eso de autoconvencerse).
El viaje a mi soñada África podemos posponerlo. Quizás en unos años el Imserso lo incluya entre sus destinos... Eso si para entonces, aún existe el Imserso...
Este año mi lista es muy, muy pequeña. No por ello os será más fácil.
Lo único que quiero es un lugar a dónde ir cada mañana.
Despertarme y no sentir que el mundo construido bajo mis pies, tiene la consistencia de la gelatina. Elegir con cuidado con qué me vestiré, sin la tentación de que bajo el abrigo, es posible ocultar el pijama.
Despedirme de mi pequeño con un "Qué te vaya bien el día!" y tener día.
Sentarme a una mesa, frente a un teclado, que no es el que aporreo en este preciso momento, y dar lo que fui, lo que soy, lo que seré capaz de ser...
Quiero seguir sorprendiéndome con mi capacidad de sorprenderme con cada nueva victoria, disfrutarlo como a mis veinte, con la orgullosa alegría que da el trabajo bien hecho. Afligirme por el error, y en la responsabilidad buscar el recurso, la solución, y ser más que ayer, con una nueva lección aprendida.
Sólo os pido que al revisar mis cuentas, la palabra Inem sea sustituida.
Un cofre al final del arco iris.
Un empleo.

P.D.: ¿Puedo incluir unas dosis de empatía para todos?


miércoles, 5 de diciembre de 2012

Modelos empresariales

Los que veis habitualmente las noticias, ya conocéis la detención del presidente de la CEOCE, Gerardo Díaz Ferrán. El mismo que en 2010 anunciaba textualmente:
-"Los trabajadores han de trabajar más, y desgraciadamente, cobrar menos."
Y puntualizaba (por si quedaban dudas, ya se sabe que hablar a la plebe es harto difícil):
-"Los trabajadores tienen que saber que para mantener su puesto de trabajo, el producto o el servicio que salga de su empresa tiene que ser competitivo. Si no se aumenta la productividad y si no se tienen los costes salariales adecuados, la empresa acaba cerrando y ese trabajador que quiere cobrar más al final no acaba cobrando más que el paro".
No voy a decir públicamente lo que me parecen esas "sabias" palabras.
Lo lamentable del asunto, es que él es un ejemplo más, de un modelo empresarial, que se está estableciendo, al igual que la crisis, ha dejado de ser crisis para convertirse en un modo de vida.
Podría enumerar varios casos cercanos...
La empresa que cierra, enviando a los empleados al fondo de garantía, mientras lleva meses formalizando otra razón social, contratando nuevos trabajadores, más baratos, más desesperados...
El empresario que falsea despidos, intentando evitar los 45 días de indemnización, calderilla en un bolsillo acostumbrado a viajar en primera...
Decisiones descabelladas, ridículas e incomprensibles que llevan a una empresa de éxito, al cierre por pérdidas (plan perfectamente estudiado y comprendido tardíamente por los currantes, que lo dieron todo hasta el fin),...
Despido al por mayor de todo un departamento, cuando ya asomaban las cabezas de las nuevas contrataciones a través de la ETT...
Retrasos en los salarios, mientras el "gran jefe" se va al Tíbet a meditar...
Parece ser que la RESPONSABILIDAD no cabe en los grandes bolsillos.
La verdad es que me entra un ataque de pereza, si me pongo en su lugar.
Esas mentes brillantes! Cuantas horas dedicadas a salvaguardar sus riquezas! Ocultar, cual tío Gilito a sus pequeños sobrinos, montañas de dinero que contemplar. Planificar la estafa correspondiente sin perder el halo de santo, incluir en las tareas de la secretaria de dirección, la compra de dormidina, que apacigüe al Pepito Grillo que todos llevamos dentro...
Quizás no había Pepitos Grillos para todos... qué suerte la mía que me haya tocado uno!
Ser pobre tiene sus ventajas. Es facilísimo gestionar el ingreso mensual proveniente del INEM. Basta con un vistazo a la cuenta el día 10 de cada mes, para corroborar que está ingresado. Y otra visita 20 días después, esta vez con los dedos cruzados, para confirmar que puedes pasar esa última semana sin coca cola.



lunes, 3 de diciembre de 2012

Parados a la espera

Anoche volví a a tener cita con Jordi Évole. Su Salvados, se ha librado de mi inquisición a los medios de comunicación. El único que recrea lo real, tal y como es,... sin adornos ni orquesta, sin humo que distraiga de lo que realmente se debe contar.
Ayer la repetición del programa, "Parados en espera", dejó patente lo que muchos de nosotros vivimos a diario.
A la desesperación y la escasez económica, se suman el sentimiento de abandono y la vergüenza.
Nuestra generación ha crecido con el valor que aportaron nuestros padres. El trabajo dignifica. Yo, como muchos otros, sé lo qué es ir a trabajar con fiebre, con el dolor de huesos que provoca la última cepa de gripe, dejando a mi hijo con bronquitis, con una madre ingresada en un hospital,... todo con la finalidad de que no te cuelguen el cartel de vago.
El parado era un ser de una categoría inferior, por decisión propia. Objeto de críticas, protagonista del "radio patio", la vergüenza del barrio, de la escalera, de la familia...
A pesar de sumarme a la cifra de parados, cuando ésta ya superaba los cinco millones, sigo sin poder enfrentarme a mi nueva realidad. Hoy hace cuatro meses, y aún me duele poder llevar a mi hijo al colegio por las mañanas. Debería estar trabajando, debería estar lamentando no tener un horario compatible con el escolar. Debería seguir intentando ofrecerle a mi pequeño, calidad, en vez de cantidad.
Y  Jordi sienta frente a sí, a dos señoras que tienen el poder de hablar por muchos de nosotros.
Por un momento, creí estar viendo un programa de papel couché, quizás el vocabulario las diferenciaba, pero las formas eran totalmente made in Belén Esteban.
¡Qué derroche de indignación! Y no me refiero a la mía.
Se las debería fichar para el bando contrario. Serían perfectas para iniciar la revuelta social que muchos esperamos.
Yo, que he estado sentada en las oficinas del inem, contemplando las caras que reflejan VERGÜENZA, no he oído más que algún murmullo contenido. Ni en las salas de espera de los hospitales se deja oír más silencio.
Deberíamos tomar ejemplo de esas dos señoras, a las que ni siquiera la presencia de cámaras, las amilana en su derecho a expresar la indignación que les provoca tamaña provocación. ¿Qué Joaquín les escupe en la cara, con gran educación y buenas maneras, su particular caso (ejemplo de millones)? Excusa perfecta para enzarzarse en una discusión a la altura de Gran Hermano.
El estigma autoimpuesto nos sujeta con firmeza las cuerdas vocales, mientras que Carmen y Concha me volvieron loca subiendo y bajando el volumen del televisor, en una noche de domingo, víspera de un lunes al sol.