Translate

lunes, 3 de diciembre de 2012

Parados a la espera

Anoche volví a a tener cita con Jordi Évole. Su Salvados, se ha librado de mi inquisición a los medios de comunicación. El único que recrea lo real, tal y como es,... sin adornos ni orquesta, sin humo que distraiga de lo que realmente se debe contar.
Ayer la repetición del programa, "Parados en espera", dejó patente lo que muchos de nosotros vivimos a diario.
A la desesperación y la escasez económica, se suman el sentimiento de abandono y la vergüenza.
Nuestra generación ha crecido con el valor que aportaron nuestros padres. El trabajo dignifica. Yo, como muchos otros, sé lo qué es ir a trabajar con fiebre, con el dolor de huesos que provoca la última cepa de gripe, dejando a mi hijo con bronquitis, con una madre ingresada en un hospital,... todo con la finalidad de que no te cuelguen el cartel de vago.
El parado era un ser de una categoría inferior, por decisión propia. Objeto de críticas, protagonista del "radio patio", la vergüenza del barrio, de la escalera, de la familia...
A pesar de sumarme a la cifra de parados, cuando ésta ya superaba los cinco millones, sigo sin poder enfrentarme a mi nueva realidad. Hoy hace cuatro meses, y aún me duele poder llevar a mi hijo al colegio por las mañanas. Debería estar trabajando, debería estar lamentando no tener un horario compatible con el escolar. Debería seguir intentando ofrecerle a mi pequeño, calidad, en vez de cantidad.
Y  Jordi sienta frente a sí, a dos señoras que tienen el poder de hablar por muchos de nosotros.
Por un momento, creí estar viendo un programa de papel couché, quizás el vocabulario las diferenciaba, pero las formas eran totalmente made in Belén Esteban.
¡Qué derroche de indignación! Y no me refiero a la mía.
Se las debería fichar para el bando contrario. Serían perfectas para iniciar la revuelta social que muchos esperamos.
Yo, que he estado sentada en las oficinas del inem, contemplando las caras que reflejan VERGÜENZA, no he oído más que algún murmullo contenido. Ni en las salas de espera de los hospitales se deja oír más silencio.
Deberíamos tomar ejemplo de esas dos señoras, a las que ni siquiera la presencia de cámaras, las amilana en su derecho a expresar la indignación que les provoca tamaña provocación. ¿Qué Joaquín les escupe en la cara, con gran educación y buenas maneras, su particular caso (ejemplo de millones)? Excusa perfecta para enzarzarse en una discusión a la altura de Gran Hermano.
El estigma autoimpuesto nos sujeta con firmeza las cuerdas vocales, mientras que Carmen y Concha me volvieron loca subiendo y bajando el volumen del televisor, en una noche de domingo, víspera de un lunes al sol.


8 comentarios:

  1. Hola Nuri. Te entiendo y comparto tu frustación y desazón. Yo tb llevo tiempo. Otro licenciado +

    Un fuerte abrazo

    Sergio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio! Ya somos demasiados...
      Un gran abrazo!

      Eliminar
  2. Hola Nuri. A la final decidí responderte. No lo pensé dos veces. Soy un parado eterno, pero aún tengo ganas de vivir....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento que te consideres un parado eterno, pero está claro que vivir es mucho más...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Saludos Nuri,! que gran opinion la tuya! yo años de parado, o cesante, cesado como se dice por aca,soy diseñador de modas, pero solo he ejercido apenas un 10% de la malla curricular, pues en mi pais no existe la cultura de la estetica indumentaria, y solo la ejercemos los que tenemos la vocacion por las fibras, lo que mostramos de vez en cuando , segun la voluntad de algun alcalde, que facilite los espacios publicos, para que puedan promocionar, lo que llamamos "diseño de autor".Este paro forzado, que supera las estadisticas mentirosas de los organismos oficiales, nos quita hasta la boluntad de crear, cuando las condiciones se ponen tan dificiles, y eso es una merma para la calidad de vida de la sociedad, pienso que los ministerios de cultura o educacion, al margen del trabajo, debieren fomentar, los espacios de la estetica, junto con una regulacion sanitaria y un consumo etico, que nos asegure que lo que vamos a poner sobre nuestra piel sea confiable, y para ello ocurra,es indispensable el concurso protagonista, en este caso nosotros los diseñadores. Una politica aconsejable, pienso, es,sumar a los protagonistas de este oficio, para incorporar demandas colectivas, que sugieran ocupasion de mano de obra nacional relevante ajustadas al derecho laboral, es decir que derechos constitucionales sean efectivos, el trabajo es donde se realiza la persona, distinto a lo que es la esclavitud. sin mas att. Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo,
      A diferencia de tu país, en el lugar donde yo vivo, ha existido desde siempre, muchísima industria textil. Industria que ha ido superando crisis y barreras y que desgraciadamente está empezando a desaparecer... Después de 18 años de trabajo contínuo en el mismo sector, la pregunta es... y ahora qué hago?
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola Nuri, yo tambien asisti estupefacta y abochornada al espectaculo de estas senoras, yo que por suerte y de momento sobrevivo como autonoma pense entonces en los que no tiene empleo y mi bochorno se hizo insoportable... Pero es que en.este pais no hay un solo politico que antes sea peesona? Madre mia lo que nos queda por roer... Que verguenza!!! un beso Nuri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falta mucha empatía Neli, mucha...
      Un besazo!

      Eliminar