Translate

domingo, 17 de marzo de 2013

Los amantes pasajeros

Que no me sobra el dinero, es algo que ya sabéis todos los que aparecéis por aquí de vez en cuando.
Así qué imaginad lo que duele ir al cine y pagar los casi 10 euros, para comprobar como se cae un mito.
Después de convencer a mi acompañante de que Almodóvar es, sin duda, la mejor opción y enumerar todas las razones por las que ha de dejar de lado su animadversión ante el director manchego, incluidas las típicas utilizadas por las mujeres: -Por favor, hazlo por mi... (acompañada la frase por zalamerías varias), nos sentamos en las incómodas butacas y en la espera de que empiece la película, nos fijamos que los espectadores tienen algo en común. Parece que acaben de bajar del autobús del imserso!
Se apagan las luces y susurro: -Ya verás... va a ser muy divertida. Entre el elenco de actores que aparecen y el guión made in Almodóvar, es imposible que no te guste...
A los diez minutos empiezo a sufrir.
Dios mio! Qué les ha pasado a Cruz y a Banderas?? 
Mentalmente cruzo los dedos, esperando que se trate de un desliz del director, el intentar darle caché a la cinta, introduciendo tal espantosa actuación de los actores españoles que cruzaron el charco obnubilados por las luces de Hollywood. 
Ya ha pasado una hora y sigo sin entender nada. Tiene todos los ingredientes y aún así...
Los personajes se pasean sin más. La profundidad no pasa de las capas superiores y el surrealismo que nos hubiese hecho destornillarnos de risa, sólo arranca alguna risita incómoda en algunas señoras  coincidiendo con las escenas más subidas de tono.
Llega la gran actuación!! I'm so exited y el magnífico playback del trio de azafatos, Javier Cámara, Rául Arévalo y Carlos Areces se llevan toda la gloria de dos horas de película! Claro, que con ver el trailer era más que suficiente... (ahora mismo sólo soy capaz de acordarme del precio de las entradas y las palomitas y la cocacola... Dios!! Qué derroche para disfrutar de dos minutos!)
Tengo que admitirlo.
Almodóvar me ha decepcionado terriblemente.
A mi lado mi sufrido acompañante no hace más que repetir: -Es un caradura!!
Yo intento argumentar que una de sus virtudes y que le hacen tan especial para algunos (entre los que me encontraba hasta hace un momento) es precisamente hacer lo que le da la gana. Pero, cosa no habitual en mi, no insisto mucho en el tema y tarareo en bajito esa canción de las Pointer Sisters, que será (lo acabo de decidir) el único recuerdo que voy a coleccionar de esta tarde.




3 comentarios:

  1. Por si te quieres quitar el mal sabor de boca almodovariano (siempre nos quedarán Pepi, Lucy y compañía), yo he visto EL LADO BUENO DE LAS COSAS, sin palomitas -que son muy caras- y salí con la sensación de que los diez euros de la entrada estaban sobradamente justificados.
    Chico guapo -con trastorno bipolar- conoce a chica guapa -con trastorno bipolar-, se enamoran y bailan. Parece una tontería de argumento, pero la peli es soberbia.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace días que quiero verla! Después de la decepción (mira que tenía ganas!!), apostaré por tu buen criterio.
      Te debo un mail, lo sé...
      Un besazo!!

      Eliminar
    2. Tenía ganas de ver la de Almodóvar, pero precisamente porque no me recordaba a Almodóvar-nunca me ha gustado-pero no creo que vaya,jejeje...en cambio la del Lado bueno de las cosas es de lo mejor que he visto estos días!!! Disfrútala!!!!
      Beso!!!

      Eliminar